Todo es posible (en la historia digital)

Como agoreros en ocasiones, o como simples augures del futuro, quienes se dedican a la historia digital no tienen precio. Nos muestran otras formas de trabajar, aquí aún impensables, pero quizá pronto irremediables (pienso en los nuevos planes de estudio).

Ejemplos hay muchos, todos ellos norteamericanos. Tomemos uno bastante curioso que proviene del departamento de historia de la Universidad de West Ontario, en Canadá, donde trabaja William J. Turkel (que se doctoró hace tres años en el MIT y se nota). Este profesor imparte sus cursos convencionales, pero hace otras cosas, y esas cosas las sabemos por su blog: Digital History Hacks.

wjturkel.jpg

He aquí lo último que se le ha ocurrido:

“Geo-DJ, Part 1: The Idea”

En mi anterior investigación sobre lo que llamé place-based computing, utilicé un Tablet-PC con receptor GPS para presentar a los historiadores materiales de archivo durante una práctica sobre el terreno. Pensemos que estamos situados delante de un edificio antiguo. El sistema utiliza el GPS para determinar nuestra localización, que se plasma en un sistema de información geográfica (GIS). Los trazos del GIS incluyen mapas históricos y fotografías aéreas georeferenciadas, así que podemos ver qué había alrededor de nuestra posición actual (o lo que se cree que había alrededor de ella) cuando fueron creadas esas representaciones históricas. El GIS también incluye enlaces hipertextuales a otros tipos de fuentes históricas, como fotografías de los edificios y de los alrededores, registros censales, artículos periodísticos, directorios de la ciudad, y así sucesivamente. Puedes pinchar sobre una fuente digital para consultarla, comparándola con las fuentes materiales que se han ido acumulando de forma natural en el archivo del lugar. El sistema ha sido probado y funciona bastante bien para investigadores individuales y pequeños grupos, aunque nuestro prototipo no fuera muy robusto, pues la duración de la batería es relativamente corta y la lectura se hace difícil cuando la luz del sol le da directamente.

El sistema que ahora estoy diseñando, geo-DJ, amplía este trabajo a una dimensión ambiental, auditiva. Imaginemos que caminamos por el exterior con un dispositivo tipo iPod que está reproduciendo una banda sonora electrónica. La música cambia como te mueves, reflejando los patrones históricos de uso del suelo del área que estás explorando. Puedes elegir representar trozos del bosque original con una flauta, de una granja lechera con una viola de gamba y cencerros, una fábrica con un conjunto de percusión, un matadero con trompas discordes. Mientras caminas hacia el lugar en el que hay una vieja fábrica, sube el volumen del sonido de la percusión hasta hacerse dominante. Como en los anteriores sistemas place-based, geo-DJ incluye un receptor GPS y se basa en la tecnología GIS. El sistema determina nuestra actual posición, después calcula la distancia y la dirección desde la intersección central (centroid) hasta las figuras históricas de interés. Esos datos serán entonces utilizados para mezclar las pistas de audio que representan cada figura.

Ahora mismo estoy trabajando con diversos diseños de hardware. Los más fáciles de construir harán uso de la misma plataforma GPS/GIS que utilicé anteriormente. También estoy experimentando con hardware y microcontroladores del tipo de los utilizados por el prototipo Arduino. Aunque preveo el uso del sistema como aplicación para la historia, son posibles muchos otros usos. Dejaré en el blog notas sobre el software y el hardware para por si otras personas desean destripar el geo-DJ.

 

arduino.jpg

 

Pues eso, que si alguno se anima ya lo sabe. ¿Qué os parece?

Anuncios

14 Responses to Todo es posible (en la historia digital)

  1. txatoman dice:

    Im-presionante, que diría el torero … el gran avance que imponen las nuevas tecnologías tienen, a mi juicio, más que ver con la organización y formas de distribución de los productos de estudio histórico que con la investigación propiamente dicha, en este ámbito -el de la investigación- será el del acceso a las fuentes la principal “revolución”, que simplificará, a ese 20 % de la población mundial que tiene acceso a este tipo de tecnología el acceso a las mismas.
    El problema, la fractura que se verá agudizada de una manera cada vez más terrorífica, los peligros, la privatización de las mismas, la solución, supongo que a buscar entre todos …
    Decía un cantautor de Xàtiva que “qui perd la llengua perd identitat” (“quien pierde la lengua pierde identidad”) yo añadiría que quien pierde identidad pierde necesariamente interés por su historia, y es innegable que la diferencia entre el mundo de cultura anglosajón y el resto de culturas en este ámbito comienza a ser más que sustancial -seguido de lejos por los franceses que se empeñan en recordar su antaño posición de liderazgo cultural occidental, siempre nos quedara París que decía Rick en aquella mítica película-
    En conclusión que las posibilidades que ofrece la red de redes en todos los ámbitos,incluido el nuestro, son tan innegables como los peligros que comportan,y creo que como aprendices del oficio de historiador, hemos de ser conscientes tanto de uno como de otro.
    Ala pues.

  2. kapuscinski dice:

    La lengua no es ninguna identidad, es un mero instrumento de comunicación. En consecuencia, vale cualquiera para ello. De hecho, lo ideal sería que todos hablásemos una misma lengua, la que fuese, o al menos entendiéramos una universal, para ahorrarnos tiempo. Yo no tengo interér por MI historia, que es bien aburrida, sino por LA historia, la de los hombres. El mundo anglosajón tiene a no aprender otras lenguas porque generalmente encuentra casi todos los conocimientos útiles escritos en inglés, lo que es simplemente un ahorro de tiempo.
    Peligros los hay, es cierto, pero también muchas más seguridades y libertad en internet. Otra cosa es que todavía no se haya aprovechado totalmente para ofrecer materiales de categoría.

  3. txatoman dice:

    Por alusión … en realidad el cantautor antes mencionado dice que quien pierde los origenes pierde identidad, “Jo vinc d’un silenci /que no és resignat d’on comença l’horta /i acaba el secà, d’esforç i blasfèmia/perquè tot va mal: qui perd els orígens/perd identitat” però en una adaptación libre que he encontrado más propicia -aunque menos exacta- me ha parecido oportuno transformarla… no obstante
    Lenguaje, Conjunto de sonidos articulados con que el hombre manifiesta lo que piensa o siente. Según la Real academia española, Facultat humana de poder comunicar els propis pensaments o sentiments a un receptor o interlocutor mitjançant un sistema o codi determinat de signes interpretable per ell. según el diccionari de la llengua catalana. A la espera de un traductor español-kapucinski yo me quedo con estas definiciones … (que por otro lado tampoco las considero absoluta) osea que me parece que el lenguaje es algo más que un mero instrumento de comunicación -el protocolo tcp-ip es un mero instrumento de comunicación pero no un lenguaje-
    en definitiva, la historia como construcción del pasado solo tiene sentido desde un lugar determinado y eso querido compañero solo es posible manifestarlo en un idioma concreto.
    A mi el ideal de que todos hablemos o conozcamos el mismo idioma me parece más uniformador que enriquecedor, claro que cada cual con sus ideales, y no se si eso a los traductores les haría mucha gracia…
    recuerdo que en uno de los libros del periodista que tiene el mismo nombre que tu apodo -no se si es tu nombre- si no recuerdo mal creo que era el del sha de Persia, decía que antiguamente podía moverse por áfrica hablando francés, la lengua de la metrópoli, pero que des de los procesos de descolonización cada territorio -que no país- hablaba su propio idioma, con las consecuentes dificultades que eso entrañaba… y creo que no estaba defendiendo la misión civilizadora del hombre blanco… me gustaría que no olvidaras que yo para comunicarme contigo tengo que renunciar a mi idioma y no se si eso es así al contrario …
    a mi, mi historia me parece apasionante, y eso no va en detrimento de otras historias, lo que si tengo claro es que para poder analizar esa historia necesito conocer como manifestaron sus pensamientos y sentimientos los individuos que la protagonizaron -osea su idioma- de ahí la importancia de Champollion y la piedra roseta para la egiptología por poner un ejemplo… otro más próximo, la guerra de la independencia española, en el principado de catalunya se llama guerra del francés, y es que en cada idioma manifiesta de una manera bastante peculiar la concepción de “su” historia …
    ¿Crees acaso que el hecho de que el 90% de las películas procedan de hollywood es un beneficioso para la cultura -en un sentido amplio- que centenares de sensibilidades y experiencias colectivas manifestadas en idiomas diferentes estén en auténtico peligro de extinción es una buena noticia para alguien?, hable el idioma que hable…
    De otro lado, “La historia” me parece un concepto demasiado peligroso y poco atractivo, puesto que esta se reescribe constantemente -en función de los preceptos ideológicos de los que partamos- creernos lo contrario seria, a mi juicio, un grave error.
    ala pues.

  4. masterenred dice:

    Bueno, bueno, éste es un debate realmente interesante y hay razones de peso en ambos bandos. Es cierto, como diría cualquier aproximación comprensiva de la historia, que uno no puede comprender a las gentes del pasado, situadas en un espacio concreto, si no entiende su lenguaje (en todos los sentidos). Ya lo dijeros Vico o Herder, y su mirada ha retornado. Pero también lo es, como diría Geertz en Conocimiento local que la antropología (o la historia) es un ejercicio irremediable de traducción. ¿Qué significa eso? Pues que el historiador local (y todo conocimiento lo es) debe adoptar un lenguaje y una perspectiva tales que la transposición del objeto implique una verdadera traducción, una salida de ese lenguaje de los nativos que sólo ellos entienden y que sólo a ellos interesa. Por eso, siguiendo una vez más a los antropólogos, la meta no ha de ser sólo analizar la localidad, sino sobre todo estudiar determinados problemas en la localidad. Eso hace que el resultado interese a todos y no sólo a los nativos, si es eso lo que se desea.

    En fin, este debate nos llevaría muy lejos y supongo que cada uno tendrá su opinión, pues como siempre se mezcla en ello lo que entendemos por método histórico, la situación social de quien lo practica y qué función civil (republicana, dirían los franceses) le damos a la disciplina.

    En otro orden de cosas, recordaré que el instrumento de Turkel es sólo eso, una herramienta didáctica, en la que el contexto (gran bandera de nuestra profesión) se pone por encima de todo a la hora de comprender el pasado. Yo no le veo ninguna pega, pues todo depende del uso que le demos.

  5. kapuscinski dice:

    Txatoman, siento que tengas que renunciar a tu idioma para comunicarte conmigo y los demás. No digo que las lenguas deban desaparecer, por supuesto que su variedad y riqueza deben conservarse y usarse, sólo expongo mi ideal de que sepamos cuantas más lenguas mejor, dado que la cultura humana se expresa en lenguajes variados y no en uno universal. Yo tampoco defiendo el colonialismo. Y la lengua comunica sentimientos, pensamientos y lo que tú quieras, pero sólo los comunica; no tiene propiedades mágicas, ninguna. La calidad está en las personas que la usen, no en sí misma. A este respecto, todas son iguales.
    Y por supuesto que hay que saber idiomas en historia para ir a las fuentes de la misma, ¡faltaría más! Pero qué tendrá eso que ver con la historia del terruño. ¿Por qué viva en Madrid me tengo que interesar más que nadie por el 2 de mayo? ¡Venga ya! Francamente, me interesa mucho más Jean Jaurès y su oposición a la guerra mundial, o ese fascinante Sha que tú has citado, tan soberbiamente retratado por el gran Kapus. No quiero que estar en un sitio determinado me limite, y el idioma no es prueba de nada.

  6. chon dice:

    Es increible parece de ciencia ficción, creo que los conocimientos de ingeniería tecnológica serán tan necesarios a los historiadores como los de ámbito académico propiamente dicho, o mejor aún que uno nos acercará al otro.
    Considero estupendo aprovechar los medios digitales ipod o GPS para conseguir acercarnos a las fuentes tanto geográficas ( mapas o planos) e incluso imágenes , fotografías, sonidos, directorios para ofrecernos un mayor y más fiel reflejo de la realidad, esta es una auténtica tarea de investigación.
    Estoy de acuerdo con txatoman en cuanto que esta fórmula de acceso a las fuentes es muy limitada y que un gran número de personas no pueden optar a ellas , pero ese es otro tema ( muy importante ) que se escapaca a nuestras posibilidades.
    Con respecto a la polémica sobre el idioma y la historia, no me siento dogmática en estos temas, si creo que la lengua es un elemento cultural de primer orden que tramite costumbres, sentimientos, sentidos de vida anhelo de futuro, mentalidades colectivas etc.y que es un elemento de identidad , de pertenencia a una comunidad con una tradición y unas raices que nos marcan nuestro presente y nuestro futuro sin embargo, no debe ser nunca un signo de superioridad o de rechazo (“somos un grupo especial y aquí no entra nadie “) a quienes no conocen dicho idioma, nosotros como historiadores sabemos los peligros de eso.
    En cuanto al concepto histórico creo interesante la historia local, regional, nacional, internacional y supranacional, todas marcan hitos y van configuando un presente histórico. Las redes que tejen sus influencias nos suponen un reto a los historiadores.

  7. echalecu dice:

    Me parece muy innovadora e interesante la experiencia del profesor Turkell y estoy de acuerdo con txatoman en que está más enfocada a la divulgación que a la investigación histórica. Me gustaría saber si en España se están haciendo algún tipo de proyectos en esta línea. Sé que en el campo de la arqueología sí se está utilizando la tecnología GIS, y en concreto conozco un proyecto de investigación de la Escuela de Topografía de la UPM en la que se regogía sobre un mapa de España todos los santuarios con información textual e iconográfica sobre los mismos.

  8. txatoman dice:

    A las buenas, y por seguir con la polémica (como ya digo en otro mensaje mi personalidad degenerada es más que propensa a este tipo de desviaciones -jejeje-) por partes:
    En cuanto al aparato en cuestión, reitero que me parece fabuloso, pero insisto, ademas de lo restringido de su uso, esta el peligro -al igual que en internet- de la privatización monopolística de la información, y creo que no solo como aprendices de historiadores sino también como usuarios y potenciales creadores de material susceptible de ampliar este”mundo”, debemos tener presente tales peligros, y por una cuestión esencialmente de método, someter a rigurosa crítica toda información -como lo es el conocimiento de este tipo de experiencias-.
    En cuanto al lenguaje, como ,a mi juicio, bien afirma el señor Pons -masterenred para más señas-“la antropología (o la historia) es un ejercicio irremediable de traducción”, es decir, establece una relación dialéctica entre el lenguaje del lugar-momento concreto del proceso histórico del estudio y el lenguaje del lugar-momento del historiador, que puede ser el mismo o un idioma diferente. Si en el comentario anterior ponía algún ejemplo con idiomas diferentes, puedo presentar alguno con el mismo idioma, el concepto de “nación” o “patria”, antes de las revoluciones burguesas y después de las mismas.
    Mi reflexión, no obstante, no pretendía ser una defensa “lastimera” de mi cultura -para eso los catalanes ya tenemos a ERC*-, con lo que no deberías sentirlo Kapucinski, digamos que es una prerrogativa que me concede el primer punto del artículo 3 de la Constitución. Decía que mi reflexión seguía en la linea del sometimiento crítico antes mencionado; la importancia de un idioma no es tanto el “conjunto de sonidos articulados”, sino la capacidad “mágica” de transmitir “lo que piensa o siente”, es decir, la influencia de un idioma dominante no son tanto sus “palabras” sino que sus pensamientos y sentimientos puedan acabar imponiéndose en detrimento de otros. -ej. Las “maldades” sobre la colonización española o “leyenda negra”, como si hubiera una forma “buena” de colonizar-. A mi me llamo mucho la atención lo visual que me resultaba la historia de EEUU de Norteamérica, y es que sobre casi todos los episodios de la misma había visto como mínimo una película. ¿Quién no ha jugado a ser un “cawboy”?…Y es que “todo discurso contiene o implica una determinada concepción general de la sociedad o imaginario social”**. Esencialmente por las mismas razones que argumentaba en el anterior punto, y ante la innegable importancia que está adquiriendo este tipo de herramientas para nuestro oficio, me parece “necesario” no olvidar nunca que sólo el 3% de la información en la red se encuentra en español, cuando el español es uno de los idiomas más utilizados en el mundo -ni hablar del catalán “que som quatre i mal avinguts-. Con lo que en el ejercicio del estudio histórico, no podemos obviar la influencia que ese imaginario social ejerce sobre nosotros y los peligros del substancial incremento que se avecina.
    Como conclusión diré que, y volviendo a dar la razón al señor Pons, si esta opinión depende de “la situación social de quien lo practica y qué función civil (republicana, dirían los franceses) le damos a la disciplina”, en mi caso entiendo que no sólo la practico, sino que en un pretendido ejercicio de honestidad, la manifiesto explícitamente. Tal vez algo evidencialista se me podrá alegar, pero es que como decía “el gran timonel”, Evaristo, “la moderación es miedo a tener que pelear …”.
    Ala pues.
    * comentario jocoso socarrón sobre la situación política interna de la comunidad autonómica de Catalunya
    ** Cabrera, Miguel Angel “La crisis de la historia social y el surgimiento de una historia postsocial” Ayer núm 51 (2003) -lectura de la unidad 1-.

  9. masterenred dice:

    En efecto, reconocer el valor didáctico (o de otro orden) de las herramientas tecnológicas no significa olvidar cóno funcionan socialmente. Es cierto que la web como depósito abre un mundo a los más desfavorecidos, que de otro modo sería inaccesible. Conozco profesores en Universidades africanas para quienes resulta impagable. Ahora bien, en términos generales, acentúa la diferencia, entre el primer mundo y el resto. Con otro corolario: no sólo internet es en inglés, sino que por supuesto transmite los valores anglosajones. Veamos los planes de estudio que se nos acercan: ¿de dónde vienen? La Web 2.0 que tanto furor provoca, ¿qué tipo de sociedad refleja? De nosotros depende reapropiarnos de lo que hay y darle un uso crítico.

  10. jeromo54 dice:

    Interesantes y no por ello menos obvias algunas de las conclusiones a que hace referencia masterenred. Ya hace años tuve la ocasión de ver libros de texto de Estados Unidos de educación que sería aproximadamente la secundaria en España y ciertamente eran muy ricos en fotos, pero es que el cine está dominado por los valores anglosajones, que no es fruto más que su dominio económico y lingüístico al mismo tiempo. Casi nos sabemos al dedillo la historia americana de la Independencia, de la Guerra de Secesión y la conquista del Oeste, por no hablar de la II Guerra Mundial y la Guerra del Vietnam y sin embargo ignoramos amplias etapas de la nuestra. La capacidad para hacer atractiva la propia historia también cuenta y en eso los anglosajones con sus maneras de escribir historia y sus películas son maestros de los que deberíamos aprender. En cuanto al debate lingüístico ya es tan manido y reiterativo que me cansa. Hable quien quiera como quiera, escriba como quiera también y los demás entenderémosle o no, que es nuestra prerrogativa última.
    Por cierto ya vi dónde teníamos que mandar los comentarios de las lecturas. Ahora espero poder encontrar el foro.

  11. txatoman dice:

    A las buenas …
    Ni por formación ni por capacidad podemos -yo como mínimo- desde este espacio, mantener un debate lingüístico -entendiendo lingüística como ciencia que estudia las lenguas-, no depende pues de ti, querido jeromo54, el idioma que utilizamos ni el porqué, pero es que no es este el tema en cuestión que aquí se ha planteado, a mi juicio -o como mínimo es lo que yo pretendía, aunque a la vista de algunas respuestas dudo sinceramente el haberlo conseguido-, tendría más que ver con la utilidad social de nuestra disciplina y la aceptación o no de los límites que ha ella se le imponen como parte de lo que algunos llaman la “superestructura”.*
    Debate que a mi juicio tiene muchísima importancia, pues de esa posición depende que podamos cuestionar o no los paradigmas científicos de los que partimos para desarrollar nuestro trabajo de investigación -o presunto-.
    La historia no es sólo una disciplina científica, y las personas que a ella nos queremos dedicar profesionalmente, debemos tener bien presente que función cumple en nuestras comunidades y que influencias recibe. Como por ejemplo lo es reflexionar sobre la influencia que en cuanto colectivo, ejercen sobre nosotros los valores dominantes de la cultura dominante. No se trata pues de que nos parezca bien o mal, divertido o aburrido, como si se tratara de una mera cuestión de gusto -para estos los colores-, simplemente de tomar conciencia para poder “reapropiarnos de lo que hay y darle un uso crítico”.
    En cuanto a aprender de los anglosajones, hombre de algunos mucho, de otros no tanto… ese es precisamente el tema… ¿realmente queremos que esta disciplina siga siendo un “principio activo” de este o aquel proyecto político? yo por mi lado pretendo que sea una herramienta crítica no un principio justificativo.
    Ala pues.
    *concepto que pese a estar muy desprestigiado sigo encontrando valido.

  12. kapuscinski dice:

    Valores dominantes, cultura dominante, superestructura… son como el complejo de Edipo, todo el mundo habla de él pero nadie lo padeció.

  13. txatoman dice:

    En cualquier caso,kapucinski, eso se lo tendrias que rebatir al señor Segismundo y al señor Carlos -Freud y Marx para más señas- … yo y sin ser un experto en la materia tengo entendido, que son los narcisitas agudos los que no han padecido -atravesado en términos más psicoanalíticos- el complejo de Edipo …¿?
    ala pues

  14. guillermo1983 dice:

    El artículo me ha dejado a cuadros, la innovación al poder. Bueno, bueno, pero mira que debate más majo tenemos aquí! Me voy a permitir la libertad de dar mi opinión sobre uno de los temas que estais tratando, solo un pqueño comentario. Lo podría hacer en mi primera lengua materna, el euskera, pero como probablemente poca gente o nadie lo entendería, priorizo el mutuo entendimiento renunciando a las características significativas de un idioma, a cambio de las características significativas de otro idioma.

    Bueno Kapuscinski, tu escrito me ha dado pie a una reflexión: independientemente de que exista o no una afinidad con el enfoque historiográfico del amigo txatoman, no se si es muy enriquecedor cuestionarlo. Bueno, si losé, no pienso que sea enriquecedor. Todos sabemos que cada corriente historiográfica tiene una especie de argot propio, y considero normal que a alguien alejado de los postulados historiográfico marxistas le “chirríen” términos asociados a un enfoque marxista, como a los “modernistas” les suelen chirríar un poco términos asociados a tendencias postmodernistas. Pero creo que deberíamos tener en cuenta que las corrientes historiográficas, esta es mi opinión, se retroalimentan, beben unas de otras, (algunas tienen mucho en común, a mi modo de ver, pese a la teórica lejanía ideológica que puedan caracterixzar a unas y otras). Luego estamos nosotros que por nuestras inquietudes o simpatías o afinidades, o por lo que sea, terminamos desarrollando un discurso que de alguna forma nos caracteriza, y nos delata. Despreciar o infravalorar una tendencia historiográfica, sea cual sea, es en mi opinión como ponernos barreras a nosotros mismos. Al fin y al cabo hay muchas formas de expresar o de enfocar el conocimiento, y opino que lo ideal sería evitar caer en cualquier tipo de dogmatismo…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: