Todo es posible (en la historia digital)

enero 14, 2008

Como agoreros en ocasiones, o como simples augures del futuro, quienes se dedican a la historia digital no tienen precio. Nos muestran otras formas de trabajar, aquí aún impensables, pero quizá pronto irremediables (pienso en los nuevos planes de estudio).

Ejemplos hay muchos, todos ellos norteamericanos. Tomemos uno bastante curioso que proviene del departamento de historia de la Universidad de West Ontario, en Canadá, donde trabaja William J. Turkel (que se doctoró hace tres años en el MIT y se nota). Este profesor imparte sus cursos convencionales, pero hace otras cosas, y esas cosas las sabemos por su blog: Digital History Hacks.

wjturkel.jpg

He aquí lo último que se le ha ocurrido:

“Geo-DJ, Part 1: The Idea”

En mi anterior investigación sobre lo que llamé place-based computing, utilicé un Tablet-PC con receptor GPS para presentar a los historiadores materiales de archivo durante una práctica sobre el terreno. Pensemos que estamos situados delante de un edificio antiguo. El sistema utiliza el GPS para determinar nuestra localización, que se plasma en un sistema de información geográfica (GIS). Los trazos del GIS incluyen mapas históricos y fotografías aéreas georeferenciadas, así que podemos ver qué había alrededor de nuestra posición actual (o lo que se cree que había alrededor de ella) cuando fueron creadas esas representaciones históricas. El GIS también incluye enlaces hipertextuales a otros tipos de fuentes históricas, como fotografías de los edificios y de los alrededores, registros censales, artículos periodísticos, directorios de la ciudad, y así sucesivamente. Puedes pinchar sobre una fuente digital para consultarla, comparándola con las fuentes materiales que se han ido acumulando de forma natural en el archivo del lugar. El sistema ha sido probado y funciona bastante bien para investigadores individuales y pequeños grupos, aunque nuestro prototipo no fuera muy robusto, pues la duración de la batería es relativamente corta y la lectura se hace difícil cuando la luz del sol le da directamente.

El sistema que ahora estoy diseñando, geo-DJ, amplía este trabajo a una dimensión ambiental, auditiva. Imaginemos que caminamos por el exterior con un dispositivo tipo iPod que está reproduciendo una banda sonora electrónica. La música cambia como te mueves, reflejando los patrones históricos de uso del suelo del área que estás explorando. Puedes elegir representar trozos del bosque original con una flauta, de una granja lechera con una viola de gamba y cencerros, una fábrica con un conjunto de percusión, un matadero con trompas discordes. Mientras caminas hacia el lugar en el que hay una vieja fábrica, sube el volumen del sonido de la percusión hasta hacerse dominante. Como en los anteriores sistemas place-based, geo-DJ incluye un receptor GPS y se basa en la tecnología GIS. El sistema determina nuestra actual posición, después calcula la distancia y la dirección desde la intersección central (centroid) hasta las figuras históricas de interés. Esos datos serán entonces utilizados para mezclar las pistas de audio que representan cada figura.

Ahora mismo estoy trabajando con diversos diseños de hardware. Los más fáciles de construir harán uso de la misma plataforma GPS/GIS que utilicé anteriormente. También estoy experimentando con hardware y microcontroladores del tipo de los utilizados por el prototipo Arduino. Aunque preveo el uso del sistema como aplicación para la historia, son posibles muchos otros usos. Dejaré en el blog notas sobre el software y el hardware para por si otras personas desean destripar el geo-DJ.

 

arduino.jpg

 

Pues eso, que si alguno se anima ya lo sabe. ¿Qué os parece?

Anuncios

Lecturas recomendadas

enero 7, 2008

Además de todo aquello que ya consta en el programa, podéis leer otros textos accesibles en internet. No son obligatorios, pero quien los consulte descubrirá otra forma de ver las cosas. Para evitar el vagabundeo, que un enlace nos lleve a otro y éste a un tercero y, a la postre, nos perdamos en la web, mi recomendación es aposentarse en el mejor de los lugares posibles para este asunto: el Center for History and New Media, de la George Mason University. El paseo por esa página resulta sorprendente, pero conviene fijar la atención en la parte titulada Essays on History & New Media. De entre todos los textos que allí se reúnen, hay uno que, si lo consideráis necesario, os puede ayudar a elaborar el trabajo final: “Can History be Open Source? Wikipedia and the Future of the Past“, de Roy Rosenzweig.

De todos mosos, es sólo una idea, una sugerencia, porque internet es un universo abierto y podéis encontrar otras muchas cosas que quizá os sean  de utilidad.


La historia digitalizada

diciembre 17, 2007

Os recomiendo una lectura: La historia digitalizada: El País de Jauja. Quienes dominen el inglés, que visiten ese enlace que se cita sobre el futuro de la lectura.

Procede de mi blog personal: Grand Tour

Aventuras en el país de las maravillas, de Anthony Grafton, The New Yorker, 5 de noviembre de  2007  

Son muchos los caminos que conducen al mundo real –y utópico—de las colecciones digitales  que están cobrando forma a través de la  Web. Lo lógico es empezar con el más ancho: Google está  lanzando el  Partners Program y el Library Project; Microsoft ha empezado su Live Search Books Publisher Program; y la   Bibliothèque Nationale de France desarrolla una guía colorista con  su proyecto Gallica. Pero también vale la pena detenerse a revisar viejas iniciativas, como la del Project Gutenberg, que ofrece una  amplia información sobre collateral projects, e-book readers, y otras cosas. O el  Internet Archive, donde uno puede hallar un ecléctico bazar electrónico que permite escuchar a Phil Lesh o a  Matisyahu, disfrutar con los clásicos Betty Boop Cartoons o leer el   manuscrito original  de lo que luego se convertiría en Alicia en el país de las maravillas.   Además, patrocina la Open Library, una iniciativa elegante e idealista  “to get catalog information for every book” de todo el mundo, cuya finalidad es ser compilada en una wiki con la ayuda de los lectores.    

Continúa la lectura


Otros mundos, otras costumbres

diciembre 14, 2007

Como en Tapera, os informo de lo que ocurre en otros lares. En concreto, de cómo va la historia digital. La noticia aparece así (más o menos) en el blog de uno de los mejores en este campo, Dan Cohen:

Postdoc de historia digital en la Universidad de Chicago : una gran oportunidad para quien pueda aprovecharla

El departamento de historia de la Universidad de Chicago abre el período de solicitudes para pedir una Mellon Postdoctoral Fellowship, que conlleva dos años de residencia en aquel lugar para investigar sobre la historia digital, empezando en otoño de 2008. La convocatoria indica que el candidato escogido investigará sobre cómo las distintas posibilidades digitales están cambiando la historia, tanto en la vertiente investigadora como docente. Los campos de interés están abiertos y pueden incluir, por ejemplo, el suministro de bases de datos y de técnicas de la búsqueda (como el proyecto de digitalización de textos de en Google), el uso de medios digitales para transportar aspectos del conocimiento cultural más allá de la capacidad de la página impresa, o las implicaciones que el establecimiento de una red global tiene para la circulación y la credibilidad de las posisiciones historiográficas entre las nuevas audiencias. Pero éstas son solamente tres entre una gama muy amplia de posibilidades.

Quien lo consiga será nombrado instructor, de modo que combinará la investigación, la escritura y la enseñanza a tiempo parcial, con la oportunidad de encargarse de un par de cursos al año (uno con estudiantes de los primeros cursos y otro con graduados) en los que abordará las posibilidades y las implicaciones que los nuevos medios tienen para el conocimiento histórico.

Se pueden presentar aspirantes que hayan obtenido el PhD en el plazo de los cinco cursos académicos anteriores al año de la concesión, pero no los que estén trabajando (tenure-track). Los interesados han de remitir su C.V., un artículo o capítulo de libro que hayan redactado y tres cartas de recomendación. Todo ello será leído en cuanto llegue. Eso sí, para que la paradoja no nos abandone, no se acepta ningún medio electrónico para enviar esos efectos personales. Así que se hace un pequeño paquete, se mete en un sobre y se envía por correo postal o mensajería a: Mellon Postdoctoral Fellowship Search Committee, Dept of History, University of Chicago, 1126 East 59th Street, Chicago, IL 60637-1580.

Se puede ver en: UChicago Jobs. Conviene saber que la beca es para trabajar en su campus de Hyde Park y que el salario no está fijado, pues variará según el nivel del ganador, cosa no extraña. Eso sí, cobrará todos los meses.

   

¡A ver cómo damos las clases!

diciembre 11, 2007

Una entrada de mi otro blog.  Sólo una curiosidad…